divendres, 17 d’abril de 2015

Por qué tanta diferencia

En la revista 21 de este mes de abril, Joaquín Garre ss.cc., antiguo alumno de nuestro Colegio y misionero en la actualidad en Mozambique, realiza una interesante reflexión, en la que cita a nuestro centro.


Por qué tanta diferencia

La congregación de los Sagrados Corazones llegó a Boane en 1998 y desde el mismo momento se dio cuenta de que cientos de niños vivían en este barrio. Ahora son muchos más, con muchas dificultades para ir a la escuela. Caminos de tierra, que se complican los días de lluvia, sin transporte público, luz u otras comodidades. Por eso los hermanos, con su larga tradición de colegios, pensaron, desde el inicio, construir una escuela primaria que diera respuesta a esta necesidad. El lugar y la obra cumplía bien las aspiraciones de nuestros documentos congregacionales de “ir a los márgenes”.
Con ayudas de nuestros cristianos de Holanda y España los hermanos construyeron tres salas con sus pizarras, ventanas, puertas y pupitres. El proyecto permitía seguir aumentando el volumen construido. Las autoridades competentes no hicieron caso alguno al proyecto. No entraba en los planes oficiales. Así que los hermanos entregaron las llaves al principal maestro del momento. Nadie lo agradeció.
La escuela ha seguido su vida atendiendo en estos momentos a 600 chavales en unas condiciones más que lamentables. Faltan puertas y ventanas, la pedagogía utilizada consiste en gritos y en repetir miles de veces cada frase, los sueldos de profesor son bajísimos. La escuela está muy deteriorada, tal vez la peor que conozco. En otros barrios, con más sensibilidad, han cuidado más su patrimonio.
En medio de esta desolación me llegan las buenas noticias de Barcelona, del colegio donde yo estudié: consta entre los 100 mejores de España, y los siete mejores de Catalunya. Ciertamente sólo tengo motivos de agradecimiento a Dios, a la Congregación y a los hermanos y profesores que hicieron posible la existencia de ese colegio.
Pero, sin embargo, me queda esa espinosa pregunta de por qué tanta diferencia. Seguimos necesitando escuelas de calidad para todos. Tenemos que seguir anunciando el amor de Dios a través de la inteligencia, a través del corazón y de las cabezas.







Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada