dilluns, 26 de gener de 2015

Crónica de la visita del Superior General


El día 26 de enero ha sido una jornada para la historia de la Congregación de los Sagrados Corazones en Barcelona, con motivo de la visita de nuestro Superior General, Javier Álvarez-Ossorio, donde además de su experiencia de servicio de la autoridad ha podido compartir con la comunidad educativa sus 13 años de misión en África.



(Arriba, comunidad de los SS.CC., abajo, en Llar Trobada)

Después de la oración de la mañana con la comunidad de religiosos de los Sagrados Corazones, Javier ha tenido un encuentro con los residentes y educadores de Llar Trobada, donde ha podido comprobar la labor que se realiza en este piso con jóvenes provenientes en la actualidad de Marruecos y el África subsahariana. El Superior General ha expresado que se ve realizado su deseo de conocer esta obra, porque “en la perspectiva de la Congregación es muy interesante. Es estar con los abandonados, lo que supone un acicate que tenemos en el horizonte y un trabajo valiosísimo”. Desde la Llar han agradecido enormemente el apoyo y la continua ayuda del Col·legi en campañas, donativos y respaldo.

 A continuación, ha concedido una entrevista para Ràdio Estel. Ignasi Miranda se ha acercado a la comunidad ss.cc. ubicada en la avenida República Argentina para hacer más fácil la apretada agenda del día (en cuanto se emita, avisaremos).


 A las 11 h., hora del recreo, Javier llega al Col·legi donde es recibido junto a la estatua del Padre Damián por Josep Menargues, nuestro director. Luego, toca el turno de estar con los alumnos en el Salón de Actos. Tras unas breves palabras del Superior General, los alumnos de 5º de Primaria hasta 2º de Bachillerato, en dos turnos, le hacen múltiples preguntas que van desde su propia vocación religiosa y misionera, su relación con Benedicto XVI o Francisco, la opinión de la Iglesia sobre “Je suis Charlie” o sus preocupaciones en la actualidad. Ha sido muy simpática y espontánea la intervención de una alumna de Primaria que ha cogido el micro y le ha dicho: “¡Guapo!”. Cosa que ha provocado un sonoro aplauso.


 Llegada la hora de la comida, Javier ha compartido la mesa en el comedor de los profesores para proseguir la visita conociendo las instalaciones del centro y entrando en algunas de las clases, biblioteca, aulas de música, tecnología, sala de radio y TV, etc.


 A las 16 h., reunión con el equipo directivo. Josep Menargues le ha expuesto las líneas generales del Col·legi. Javier ha percibido a lo largo del día que se trata de “un Colegio de la Congregación de los Sagrados Corazones”, “de evangelización y pastoral, de la mano de una educación integral de calidad”. Ha indicado, además, que “los colegios son lugares privilegiadísimos de acompañamiento a las personas a largo plazo. Eso marca. Es un sello, una forja”. También ha agradecido en varias ocasiones a lo largo de la jornada la ayuda del Col·legi al centro de formación profesional “Tondisa Ebale” de Kinshasa, donde hace años él mismo trabajó como misionero. “Vuestra ayuda –ha declarado- es sustancial y supone también un elemento educativo, puente de solidaridad de larga distancia”.



A las 17 h. se ha reunido el claustro de profesores. Javier nuevamente ha subrayado que se siente “en casa” y que la educación es “un sacar a las personas adelante”. También, como eje transversal de la visita, ha destacado que estamos celebrando como Congregación en 2015 el año del Beato Eustaquio, misionero de los SS.CC. en Brasil: “Eustaquio tiene una actualidad específica, con un perfil ‘bajo’, ‘normalito’. Fue párroco, un buen religioso, que visitaba a los enfermos y estaba pendiente de los débiles. Es algo factible”. Pero al mismo tiempo subrayó que puede ayudarnos mucho, ya que no se trata de un perfil como el de San Damián, más inalcanzable. Y prosigue: “Eustaquio rezaba por los enfermos y se curaban. Nosotros buscamos la salud del cuerpo. Eustaquio dice que transmitir la salud es una alegría pero a la vez la salud es la paz del corazón. Nos fijamos en sanar heridas y la reconciliación que da la paz a los corazones”. Tras una foto de familia, nos hemos ido hacia la capilla.

Allí hemos celebrado la eucaristía, con la animación musical de la Escolanía. Algunas de las ideas de la homilía han sido las siguientes: “El Colegio es una familia para sacar adelante a personas creciendo. Es ayudar a descubrir la presencia de Dios en la vida, para no confundir el bien con el mal, para captar dónde sopla el Espíritu de Dios. Es importante descubrir la acción de Dios en medio de nosotros. Dios actúa más allá de las fronteras que nosotros ponemos. Es más grande que nosotros. Él trae su Reino ahora en este momento de la historia”. Finaliza sus palabras pidiendo por el Colegio y por la Iglesia “para abrir los ojos y descubrir dónde está su Espíritu y las cosas inspiradas por Él. Ahí encontraremos nuestra paz y reconciliación… Ser educador es ser acompañante, sobre todo, con el testimonio. Es ir, como el Papa Francisco, con el corazón ‘en la mano’”.


La intensa jornada ha finalizado con una merienda en la que han estado presentes los miembros de la Comunidad Educativa, prolongación de la mesa eucarística. Y, sobre todo, con la alegría de sentirnos familia de los Sagrados Corazones.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada