dimarts, 25 de setembre de 2012

Estiu 2012

Us oferim a tota la comunitat educativa un video on hem recollit les millors imatges, els millors somriures i un aplec dels moments d'il·lusió i diversió que ens han unit aquest estiu. Per molts anys de campaments i camino de Santiago!

1 comentari:

  1. Camino de Santiago 2012, son cuatro palabras que pueden llegar a significar tanto... En El Camino hay un antes, un durante y un después. Un antes de imaginarse lo que será, con lo que te han contado, lo que has oído. De preparar con ilusión las cosas que te llevarás, seleccionándolas bien, ya que cuantas menos mejor. De esperar con ilusión el día de partida, que será el día que más pronto habrás llegado al cole en toda tu vida!
    Después empieza el viaje, con un largo trayecto en autobús, que aunque parece que no se acabe, se acaba. El primer día de caminar es muy intenso, se empieza con una ilusión y una energía que no sabías que tenías! Pero siempre llega el bajón, a pesar de eso, sabes que has de seguir, y lo haces, como todo el mundo. El segundo día son las agujetas, y piensas que ya estás hecha polvo. Pero a medida que pasan los días te dices a ti misma: "¡Ojalá estuviese como el segundo día!" Porque entonces llegan los dolores de verdad, y las ampollas! Pero al dolor y al cansancio te acostumbras, y durante ese tiempo compartes grandes experiencias con amigos de toda la vida, y con los amigos de El Camino, a los que llegas a querer un montón.
    Al llegar al cuarto día, el tiempo te pasa volando, la caminata de la mañana se hace cada vez más soportable y amena, y empiezas a pensar que podrías caminar así para siempre, que de verdad vas a llegar a Santiago.
    Yo no llegue a Santiago, tuve que marcharme antes, pero para mi El Camino no acabó hasta que fui a recibir a mis compañeros de camino en su llegada a Barcelona.
    El después de El Camino duró más que El Camino en sí. Dicen que El Camino de Santiago te cambia, y realmente es así, el ver que puedes ser feliz durante diez días con cuatro camisetas y un saco de dormir, el ver lo que descubres de la gente que te ha acompañado, y la superación física personal que supone. Como decía el padre Edu, “Habrá días en los que os iréis a dormir pensando que al día siguiente no podréis dar un paso más, pero a la mañana siguiente os levantaréis y seguiréis caminando”, es una lección que se puede aplicar a la vida, y que descubres durante El Camino. Y también hay muchas más cosas de las que te das cuenta, que son imposibles de poner por escrito.
    Querría dar las gracias a todas aquellas personas que hicieron El Camino de Santiago 2012 a mi lado y decirles que es una experiencia que me ha marcado mucho más de lo que realmente pensé que lo haría. Para mi El Camino no fueron diez días más de vacaciones como cualquier otros, fue uno de los acontecimientos más importantes del verano.

    ResponElimina